domingo, 10 de julio de 2016

NO PODEMOS OBLIGAR NUESTRA RESPONSABILIDAD SOCIAL

Un aspecto importante en la actividad de nuestro equipo es no olvidar nunca la necesidad de compartir en cualquier oportunidad nuestra labor social, no son necesarias grandes acciones, esas quedan reservadas para los estamentos públicos y continuamente las echamos mucho de menos.
Esta vez a tocado hacer una nueva entrega de material para comunidades de emigrantes jornaleros procedentes del sur de la costa Senegal, Hemos hecho la entrega a un grupo que esta en Albuñol (Granada).
Estos es posible gracias a la colaboración de mucha gente que aporta ropa, enseres y lo que este de su mano, en general que pensamos que para todas estas cosas ha terminado su vida útil y su destino es un vertedero, pero realmente aún les queda mucho recorrido. Me gustaría calcular la huella de carbono de todo el material que se recicla y tiene esa segunda oportunidad y que en nuestro entorno de consumo descontrolado ya no se considera útil.
Muchas veces pienso en aquellas historias que me contaban mis abuelos y mis padres, todos fueron y somos emigrantes, por parte materna salieron de una pequeña aldea en Galicia con lo puesto rumbo a las américas, en aquellos años era a los españoles a los que les tocaba tener que salir fuera, se viajaba en condiciones que hoy diríamos que son infrahumanas, en mi caso llegaron a Venezuela que los recibió con tanto afecto que alli quedaron descansando para siempre.
La historia se repite continuamente y no podemos perder la memoria, quien no tiene algún familiar o amigo que le ha tocado emigrar.
Muchas gracias a todos, en especial a la gente de Motril y Padul que se están volcando con sus colaboraciones y a todos aquellos que día a día aportan su pequeño granito para ayudarnos los unos a los otros. Ayer cumplimos el encargo con gran satisfacción y muchas sonrisas.
Yo seré siempre emigrante este donde este.