jueves, 28 de febrero de 2013

Grietas y fisuras en mi casa. ¿Debo preocuparme?


Aparecen grietas o fisuras en las paredes, techos o suelos de mi casa. ¿Que está pasando? ¿Debo preocuparme? Este es un problema que puede quitarnos el sueño y producir más de un quebradero de cabeza.

En las siguientes líneas y de una manera más o menos coloquial, quiero hacer una breve introducción en este asunto, ya que grietas y fisuras son toda una sintomatología en cuanto al estado de una vivienda o de los elementos que la componen.

Desde su construcción y durante toda la vida de nuestra vivienda podremos enfrentarnos a este problema, que pueden ser síntomas simplemente estéticos o el principio de algo más grave.

Al igual que nuestro cuerpo nos avisa con síntomas de alguna dolencia o enfermedad, en el caso de nuestra vivienda pasa lo mismo, comenzaré marcando lo que podremos entender como fisura o grieta en el desarrollo de este articulo.

Fisura

Podemos hablar de una fisura cuando en un elemento superficial (pared, techo o suelo) aparece una abertura con un espesor muy pequeño (menor de 1 mm) y que no atraviesa todo el grueso del elemento. Por ejemplo en una pared aparece una fisura y solo la podemos apreciar en una de sus caras.

Grieta

Hablamos de una grieta cuando en un elemento superficial (pared, techo o suelo) aparece una abertura longitudinal con un espesor mayor de 1 mm y que atraviesa todo el grueso del elemento. Por ejemplo en una pared aparece una grieta y podemos apreciar esta en las dos caras.

¿Que representan?

Las fisuras pueden ser un problema sin importancia en el funcionamiento estructural de una vivienda y tener su origen simplemente en una mala solución constructiva, en la aplicación de los materiales de acabado, en la combinación o encuentro entre estos, tal vez solo nos causen un problema estético, en la mayoría de los casos se pueden reparar y eliminar de forma definitiva.
Pero una fisura también puede ser el primer síntoma de un problema de mayor envergadura, derivando en una grieta.
Las grietas nos alertan de la existencia de algún posible problema de tipo resistente o estructural, que puede o no ser de gravedad en la estabilidad del edificio.



Debemos ser conscientes que una vivienda o un edificio están en permanente movimiento, por un lado en su conjunto y por otro cada uno de los materiales que los forman. Los cambios de temperatura, la humedad, las tensiones de trabajo, problemas en la cimentación, las cargas de uso, malas hipótesis de cálculo, deficiencias constructivas, degeneración de materiales, sismos, etc.,   son algunas de las causas que pueden originar fisuras o grietas. 


¿Que hacer?

Una vez aparecen las fisuras o grietas, ya tenemos la presencia de síntomas,  si se tratara de nuestro cuerpo, inmediatamente recurriríamos a nuestro medico para que nos dé un diagnostico. 
En el caso de nuestra casa es fundamental que hagamos lo mismo.  Ante este problema debemos recurrir a un técnico con experiencia que sea capaz de realizar un estudio, interpretación y diagnostico de esas fisuras o grietas y lo más fundamental detectar su origen, si están en evolución, si son la antesala de un problema mayor o simplemente algo esperable o normal. 


Cualquier conjunto de grietas o fisuras correctamente estudiadas, nos hablan del comportamiento de nuestra casa y cuál puede ser el origen del problema. Llegado a este punto, será el momento en el que el técnico especialista pueda aconsejar qué medidas tomar, si simplemente podemos repararlas, si debemos tomar medidas de mayor importancia en cuanto a los elementos estructurales o las acciones que están provocando la aparición de esas grietas o fisuras. También podrá asesorarnos en cual es la forma correcta de su reparación.

 

La importancia de un análisis correcto.

Sin duda que ese diagnostico realizado por un técnico especializado es fundamental. Debemos atacar el origen para curar la enfermedad y no tapar los síntomas  que solo harán que estos problemas se manifiesten nuevamente en un futuro o incluso se agrave.

Al igual que no es conveniente automedicarnos por el riesgo de equivocarnos y empeorar la situación, cuando se trata de nuestra vivienda, debemos estar seguros de que sucede y no poner en peligro la estabilidad de la vivienda y sobre todo de nuestra familia o de los que en ella habitan.
 

En conclusión este es un asunto complejo y delicado, que no podemos tratar a la ligera. 

Como siempre, estoy a vuestra disposición para resolver dudas al respecto.


Cliente VIP

                                                                                                            
Mario Garay Venancio

No hay comentarios:

Publicar un comentario